Espere por favor. Estamos buscando los proveedores más adecuados a sus necesidades.

Compara ofertas de factoring


y ahorra hasta un 40%

Compara ofertas de factoring y ahorra hasta un 40%

Progreso 0%
1.
¿Cuándo quieres empezar a anticipar el cobro de tus facturas?
Sólo te llevará un minuto
Inicio Factoring

Factoring

¿Qué es el factoring?

El factoring es un servicio financiero mediante el cual una empresa cede a un tercero la gestión del cobro de las facturas comerciales. La cesión se produce con el propósito de obtener liquidez a corto plazo, anticipadamente. El factoring también incluye los servicios de gestión del cobro, administración de la cartera, análisis de los clientes y, en muchos casos, la cobertura para la insolvencia de los deudores de los créditos cedidos.

El factoring es apto para cualquier empresa que genere facturas con compromiso de pago futuro. Es adecuado para ti si eres proveedor de forma habitual de un mismo cliente, tanto del sector público como del privado, y tardas en cobrar las facturas que has emitido.

El coste para ti por adelantar el cobro es el pago de los intereses acordados y una comisión por transacción a un tercero.

Cada vez es más usado en nuestro país como demuestra el ritmo de crecimiento de contratos de factoring, superior al 5% anual entre empresas y autónomos en los dos últimos años. Con el factoring puedes sacar mucho partido a la forma de cobrar tus facturas. Te explicamos las ventajas a continuación.

¿Qué ventajas tiene el factoring?

Liquidez inmediata

El cobro del dinero a tiempo puede ser un auténtico quebradero de cabeza para la gestión de tesorería de una empresa. El factoring permite disponer de efectivo cuando realmente se necesita, aspecto clave para el normal desarrollo de la actividad.

Mayor capacidad financiera

La mayor capacidad financiera se hace notar especialmente en grandes operaciones comerciales, que en muchas ocasiones bloquean parte de nuestro capital durante demasiado tiempo. Esta situación limita en gran medida la actividad comercial. Con el factoring, la entrada de efectivo en la caja se producirá cuando realmente sea necesario y permitirá no tener que renunciar a operaciones muy interesantes desde el punto de vista comercial.

Mejora los ratios de endeudamiento y de circulante

El factoring no cuenta como deuda a efectos de análisis bancario (si lo haces a través de un banco probablemente sí aumentará la deuda de tu empresa). El CIRBE , Central de Información de Riesgos del Banco de España, es una base de datos pública en la que se recogen los riesgos que las entidades de crédito tienen con sus clientes.

Focus: ahorra tiempo y céntrate en tu negocio

El factoring subcontrata el proceso de seguimiento de los pagos y todas las gestiones necesarias hasta que el cliente finalmente paga. Te evitará tener que estar persiguiendo a tus clientes más “perezosos” a la hora del pago. Por tanto, tendrás más tiempo para dedicar a lo verdaderamente importante de tu negocio, donde puedes aportar mayor valor.

Incrementa tu rentabilidad potencial

Para las empresas la inversión es la clave que te permite crecer y obtener beneficios. Con el factoring como opción de flujo de efectivo, puedes invertir más capital, beneficiarte de descuentos por volumen y evitar los sobrecostes de pago tardío a tus proveedores. Todo ello te permitirá tener una cuenta de resultados más saneada.

Ayuda a la planificación de tu negocio

El factoring de la deuda permite tener un pago garantizado. Esta garantía de ingreso permitirá hacer una fiable planificación de la tesorería y por tanto, de la inversión de los recursos de la empresa.

Mejor gestión de cobros

Al delegar el cobro de facturas en profesionales, los clientes tienden a estar más comprometidos con el pago de las mismas. Este hecho favorecerá que tu empresa, tenga una imagen más profesional, si cabe.

Conocimiento del cliente

Las empresas de factoring analizarán con minuciosidad los clientes con los que trabajas, lo que te permitirá conocer mejor su situación financiera. Así evitarás sorpresas desagradables por falta de conocimiento de la cartera de clientes. Gracias al factoring no asumirás este tipo de riesgos.

Evita el riesgo de fallidos por insolvencia

Si eliges factoring “sin recurso” puedes protegerte de las facturas no pagadas de clientes morosos o insolventes. La modalidad “sin recurso” transmite la total responsabilidad de la deuda a la empresa de factoring.

Proveedores

Existen muchas entidades financieras que tienen una oferta de factoring muy especializada. Estas empresas ofrecen algunas de las mejores condiciones del mercado y entre ellas se encuentran:

  • Cesce
  • Ficomsa
  • Pagaralia
  • Abaccus

Tipos de factoring

Factoring sin recurso: se produce cuando la entidad de factoring asume el riesgo de insolvencia del deudor. En España más del 80 % del factoring es “sin recurso”.

Factoring con recurso: en esta modalidad, la empresa que emite la factura (cedente) sigue respondiendo de la solvencia del deudor. Es decir, si no paga la factura, el cedente sigue siendo el responsable.

Factoring con notificación: en este caso, el factor y/o cedente notificarán al deudor la cesión del crédito. Una vez notificado, el deudor quedará obligado con el nuevo acreedor (factor) por lo que desde que tenga lugar la notificación de la cesión, sólo se considerará pagada la factura cuando el factor reciba el dinero en su cuenta.

Factoring sin notificación: cuando esto ocurre, el deudor no es notificado, por lo que no tiene conocimiento de la cesión y deberá pagar directamente al cedente. El cedente está obligado frente al factor al pago del importe del crédito cedido y anticipado.

¿Cómo puedo hacer factoring?

Actores en una operación de factoring

Cedente: se dice de aquella empresa o autónomo que genera crédito comercial, es decir, facturas con pago aplazado. El cedente es el cliente de la empresa de factoring.

Deudor: se denomina así a quien está obligado al pago de las facturas comerciales, es el cliente del cedente.

Factor: así se conoce a la entidad financiera de crédito o bancaria que presta los servicios de factoring.

¿Cómo es una operación “tipo”?

1º Se estipula un límite máximo de financiación para el cedente.

Análisis de la cartera de clientes. Se fija un límite máximo de financiación para cada uno de los deudores.

Firma del contrato de acuerdo entre el cedente y la compañía de factoring, y notificación (si existe) de la cesión al deudor.

4º El cedente hace llegar las remesas de facturas mediante envío electrónico o documentación física. Inmediatamente se abona en su cuenta el montante de la remesa, según lo establecido en el contrato firmado.

5º La compañía de factoring gestiona el cobro en el momento del vencimiento de las facturas, asumiendo el riesgo de impago si es lo acordado previamente.

Criterios

No todas las empresas pueden obtener servicios de factoring por el riesgo que conlleva. Generalmente, los proveedores del servicio de factoring no aceptarán facturas emitidas a empresas muy pequeñas y buscarán un volumen de negocios anual mínimo. Sin embargo, no todas tienen los mismos baremos a la hora de valorar un cliente.

Un ejemplo adecuado para el factoring es el de una pequeña empresa que trabaja con grandes empresas o el sector público, que son clientes solventes pero que le exigen plazos de pago muy dilatados en el tiempo.

Si una empresa tiene muy concentradas sus ventas en pocos clientes, será vista con mayor posibilidad de tener deudas incobrables y posibles problemas en un futuro próximo. Tener una cartera de clientes amplia y diversificada, hará que tu empresa sea más atractiva a los ojos de las empresas de factoring.

Las empresas B2B, es decir, las que tienen como clientes a otras empresas son las más idóneas para financiarse mediante factoring.

Aparte del coste del factoring, del que hablaremos a continuación, no debemos olvidar que la entidad financiera puede aceptar el crédito de algunos clientes considerados “aptos” y negarse a anticipar los de algunos otros “no aptos”. También puede darse el caso de que sean tus propios clientes los que estipulen el bloqueo contractual a la cesión de créditos, aspecto que no es infrecuente en algunos contratos mercantiles.

¿Qué coste tiene el factoring?

El coste financiero es importante. Las entidades financieras suelen aplicar una comisión por cada operación que puede llegar a suponer el 3% del nominal de crédito cedido. Es habitual aplicar un tipo de interés por el crédito anticipado y, simultáneamente, repercutir el coste de otros servicios asociados. Estos incluyen un seguro de tipo de cambio o un informe comercial previo de la empresa con la que vamos a trabajar. No todas trabajan de la misma forma, por lo que deberás comparar sus ofertas con atención.

La diversidad de oferta con tantos proveedores y diferentes niveles de servicio, conlleva que también haya diferencias de precios notables. Debes prestar mucha atención a los tipos de descuento, los honorarios y comisiones por gestión de crédito y protección del mismo.

Coste financiero: el tipo de interés

Se aplica un tipo de interés sobre el importe adelantado y por el tiempo anticipado. El tipo de descuento es lo que más se tiene en cuenta pero ¡ojo!, existen otros conceptos que pueden encarecer el servicio de factoring.

Comisiones

Pueden ser varias en concepto de:

  • La clasificación de los deudores por parte del factor.
  • Si hay cobertura de insolvencia o no.
  • Si incluye gestión de cobro o no.
  • Por la carga administrativa que conlleva la gestión de su cartera de clientes.

Qué esperar

En Kombé queremos ayudarte a encontrar el proveedor más adecuado para tus necesidades. Una vez que hayas seleccionado la empresa con la que quieres hacer factoring, tendrás que asegurarte de cumplir con sus normas de calificación preliminar.

A la hora de firmar el contrato debes leerlo a fondo para asegurarte de que entiendes los compromisos que estás adquiriendo. Este contrato también confirmará el monto mínimo y máximo de facturas que la compañía permitirá, en función de las circunstancias y tu volumen de negocio.

Por lo general, se te ofrecerá un anticipo de dinero inicial en tus facturas. A partir de ahí, la gestión del cobro a tus clientes pasará a ser responsabilidad del servicio de factoring.

Otros temas que te pueden interesar

Conoce todo sobre los
pagarés bancarios

Compara proveedores
de software ERP
con Kombé

Descubre las mejores
ofertas para tu CRM

Compara proveedores
de SEO y mejora
tu posicionamiento